Antonia Espinoza: «Ser parte de la rama femenina adulta de Aguará ha sido una muy linda experiencia y es todo un orgullo»

Antonia Espinoza: «Ser parte de la rama femenina adulta de Aguará ha sido una muy linda experiencia y es todo un orgullo»

La experimentada jugadora y capitana Antonia Espinoza de 27 años nos comentó sobre sus momentos importantes, experiencias que ha tenido con el club y proyectos a futuro con la institución.

¿Qué se siente ser  jugadora del club femenino de Aguará?

Ser parte de un club dirigido por mujeres y que se ha abierto camino en un rubro que se suponía de hombres, es todo un orgullo. El hecho de que también destaque su labor social no es menor. Creo que dentro del mundo del fútbol si no se tienen las lucas, hay repocas oportunidades. En este caso el club se las juega por obtener financiamiento para poder darnos las oportunidades que necesitamos como deportistas, tanto ramas masculinas como femeninas.

Ser parte de la rama femenina adulta de Aguará ha sido una muy linda experiencia. No sé si será suerte o parte de las vibras que nos gusta entregar, pero nos rodea un ambiente de mucha buena onda y compañerismo. Quizás como una de las más experimentadas dentro del equipo me ha tocado ver jugadoras ir y llegar, y el común en todas son las ganas de aprender y aportar su granito de arena. La verdad es que disfrutamos mucho nuestro tiempo juntas y los momentos de distensión.

¿Qué se siente ser capitán del club Aguará femenino?

Ser capitana es un orgullo, pero además es mucha responsabilidad. El liderazgo nace de la empatía y el conocimiento, de poder dialogar y demostrar responsabilidad para el equipo. Soy una mina muy buena pa tirar la talla en los entrenamientos, pero logro encontrar el punto en que mi humor no interrumpa con la seriedad del trabajo, es que nadie debería pensar que no se puede entrenar con una sonrisa, y que el trabajo se realice como corresponde y de forma efectiva. Creo que entregar positivismo en la cancha juega un rol muy importante en la definición de un partido, más allá de los goles a favor y en contra.

¿Qué mensaje nos puede mandar para las jugadoras que recién están partiendo sus carreras en clubes femeninos?

El fútbol femenino en Chile ha cambiado mucho en los últimos años. Yo al menos tuve la suerte de tener una familia «chocha» con su cabra chica a la que le gustaba el fútbol, pero al mismo tiempo era la niñita rara que era la única mujer en una escuela de fútbol cuando tenía 8 años. Durante nuestra infancia y adolescencia muchas tuvimos que luchar para ser aceptadas en nuestras únicas opciones para poder practicar el deporte que nos apasiona, rodeadas de hombres que hacían del fútbol como algo suyo, siendo nosotras las «amachadas».

Hoy en día el fútbol femenino ya dejó de ser algo extraño y es cada vez más popular. Las instancias y los recursos ahora están, pero al mismo tiempo, hay más competencia. Hay que ser perseverantes y estar en constante evolución para lograr estar y mantener un puesto. Estar en la banca es una oportunidad para preguntarse «¿qué me falta? ¿Qué debo mejorar para estar en cancha?». Cada una de nosotras debe luchar por sus sueños, cabras. Tanto dentro como fuera de la cancha.

Fuente: pasiondehincha.cl

Angel Guerrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.